Ya hemos repetido en varias ocasiones en este enclave maravilloso, en esta ocasión nos toco nieve, y es precioso ver el paisaje nevado en plena naturaleza, en el silencio de la sierra de Gudar y disfrutando de unas ricas viandas, nuestro bungalow de madera muy confortable nos permitía escuchar a los pajarillos que nos depertaron en la mañana para anunciarnos esa nueva vista de un manto blanco cubriendo los árboles, si podeis no os lo perdais y si teneis la suerte de ir en fechas de luna llena y cielo despejado, no os podeis imaginar el cielo que se ve desde este lugar, azul y con unas estrellas brillantes que parece que las puedas tocar, estamos pensando en pasar el fin de año disfrutando de la naturaleza que nos brinda Casa Fausto y compartir con sus anfitriones Elena y Eduardo un brindis por el nuevo año, vamos a llamar ya y esperemos que todavía tengamos posibilidad de reserva.

0
0
0
s2smodern