Hemos vuelto de nuevo, y cada vez estamos mas a gusto con su gente, entorno, paz y tranquilidad.
Las jornadas micologicas fueron estupendas, un monton de gente que vinimos de fuera a degustar todos los platos con setas y hongos recogidos en el lugar fue una jornada estupenda, y volvimos a repetir despues para una cura de paz y tranquilidad con amigos que conocimos en Casa Fausto.... El lugar, pueblo, su gente y sobretodo Eduardo y Elena se merecen la tarjeta VERDE, no cabe duda ¡¡¡¡
VOLVEREMOS ¡¡¡¡

0
0
0
s2smodern