Hemos repetido experiencia, y como siempre ha sido una buena idea.
El pueblo y el alojamiento es todo tranquilidad, y además, está muy bien comunicado, de manera que en muy poco tiempo puedes llegar a casi cualquier sitio de interés turístico: Teruel, Albarracín, Dinópolis...
Los dueños son amabilísimos, y es ideal para ir con niños.
Hemos quedado encantados, igual que el año pasado, y seguro que repetiremos el otoño que viene.
Muchas gracias por la hospitalidad y por hacernos olvidar por dos días el estres de la ciudad.

0
0
0
s2smodern