Es un sitio muy bonito para ir con tiempo y sin prisas. Es el lugar perfecto para tirar por ahí el reloj y olvidarse del trabajo.
Los niños disfrutan con los animales y el paisaje vale la pena...
Yo lo recomiendo a todo el mundo, es como el castillo de irás y no volverás, cuando vas, ya no te quieres ir.
Un beso a Elena y Eduardo.

0
0
0
s2smodern